Último boletín:

¿Qué se asume con la Consagración?

Vivir el Bautismo

En el acto de consagración para los que se adhieren al Movimiento, consignado al final del libro, se lee: "con este acto de consagración nos proponemos vivir contigo y por medio de ti todos los compromisos contraídos con nuestra consagración bautismal".

Estas palabras expresan con claridad como un fiel, que se consagra al Corazón Inmaculado, es ayudado por la Virgen, sobre todo, a vivir hoy los compromisos contraídos en el momento de su Bautismo. Es natural que a un cristiano, inmerso en un mundo tan secularizado, le sea muy difícil en estos tiempos vivir su consagración bautismal.

El bautismo obra una transformación radical: comunica la gracia y la misma vida divina, nos conforma a Jesucristo, nos hace hermanos suyos, debiendo cada uno revivirlo en la propia vida.

Ahora bien, a través de todos los medios de comunicación social, el cristiano es fácilmente instrumentalizado y manipulado por el mundo en que vive, hasta el punto de que, muchas veces, casi sin darse cuenta, recibe de él y comparte los valores que se oponen a los que Cristo enseñó.

Así hoy, !cuántos son los bautizados que, en la vida de cada día, llegan a traicionar su consagración bautismal !

Como compromiso específico del Movimiento Mariano, la Virgen pide que los fieles se consagren a su Corazón Inmaculado; y entonces Ella, como Madre, dulcemente los conduce a vivir su bautismo en plena fidelidad a Jesús y a su Iglesia.